ASPECTOS A EVALUAR E INTERVENIR

A)  COMUNICACIÓN EXPRESIVA

Mejorar las habilidades de comprensión lingüística y la flexibilidad a la hora de expresar las intenciones y funciones comunicativas en las situaciones cotidianas, constituye uno de los objetivos del TEACCH. Se pretende abordar la severidad y variedad de los problemas conductuales, de modo que se llegue a evitar la conducta antes de que se produzca.

Para que pueda ser llevado a cabo, junto con un apoyo conductual positivo, se deben realizar registros y recogidas de datos para evaluar cómo, dónde, con quién y por qué se produce la comunicación, así como las destrezas que posee el alumno y las que se van añadiendo. La información evaluada es extraída tanto de la comunicación con el alumno, como de las entrevistas realizadas a los padres y profesores.


B) HABILIDADES DE OCIO Y DESARROLLO SOCIAL

     Otro de los objetivos del programa TEACCH es el desarrollo social a partir del nivel actual del alumno con respecto al pensamiento no verbal, la comunicación y el juego.

    Para abordar este aspecto se puede emplear la técnica de “grupo en capas” que consiste en que el niño vaya realizando actividades cada vez más complejas que incorporen el lenguaje en grupo de forma gradual:

    En la primera capa se realizarían actividades muy concretas, como canciones animadas con música, acciones rutinarias o contar, las siguientes capas estarían compuestas por más canciones, el calendario, el tiempo y actividades basadas en el lenguaje, y en la última capa se efectuarían actividades conversacionales más avanzadas que beneficien la participación social con sentido. Es importante que antes de que se pueda originar confusión o aburrimiento, el niño pase a realizar otra actividad en su horario individual mientras el grupo continúa.


EL JUEGO

   “El trabajo es un juego, jugar es un trabajo”

         El juego debe ser motivador y por ello en primer lugar se le enseña a jugar solo (en la mesa 1 a 1) para que después pueda jugar en común. Muchas personas con TEA prefieren un trabajo estructurado antes que jugar, por ello al principio hay que hacer que el juego se parezca al trabajo, para darle estructura y determinar cuándo se acaba. Los niveles de desarrollo del juego a seguir serían: conducta sensoriomotriz repetitiva y conducta sensoriomotriz exploradora, juegos causa-efecto, rutinas simples y secuencias funcionales y juego simbólico.



No hay comentarios:

Publicar un comentario